Astrología Vital

Publicado el 20/11/2019 por La Mujer Pulpo

Autora:   Inés Vázquez


 

*    La astrología es la aplicación práctica en nuestra vida cotidiana de la valiosísima información que nos revela la “fotografía” del cielo en el momento de nuestro nacimiento. Esta “fotografía” es un regalo que nos hace el universo. Una carta de navegación de la que se nos hace entrega con el fin de que podamos profundizar en ella a lo largo de nuestra existencia.

 

Astrología vital

 

Lejos de conceptos reduccionistas y poco fundamentados que ven en la astrología una práctica adivinatoria o un simple entretenimiento sin mayor fundamento, la astrología seria utiliza el saber milenario de las diversas ramas astrológicas (occidental, védica, celta…) con el fin de poner todos estos conocimientos y experiencia al servicio de las personas para que éstas puedan descubrir así que, en lo profundo de sus vidas, existe un tesoro de infinito valor, el mapa de su propia vida.

Aceptemos o no la ley del karma, lo cierto es que todos venimos a esta existencia con una mochila compuesta de circunstancias externas, aptitudes internas y tendencias propias. Nuestra familia, nuestro aspecto, nuestra salud, las relaciones que establecemos con los demás, nuestra profesión…, nada es fortuito ni casual, pero ello no significa que no pueda transformarse.

A veces no comprendemos por qué tropezamos siempre en la misma piedra; otras nos sentimos perdidos y poco motivados en nuestra profesión, o sufrimos en las relaciones de pareja o a causa de problemas económicos. La astrología no es magia. No va a solucionar por sí sola ninguno de estos problemas. Sin embargo, puede ayudarnos a desentrañar el “programa” que nos hace actuar de tal o cual modo. Puede verter luz sobre las áreas de nuestra vida que sentimos estancadas o  que no terminamos de comprender.

 

Carta astral

 

 

El psicólogo suizo Carl Jung estudió la astrología en profundidad de forma paralela a su labor como psicólogo, encontrando explicaciones a fenómenos que no podían explicarse a través de métodos científicos ordinarios pero que no por ello dejaban de ser reales. Jung solía recurrir a la carta natal de sus pacientes para formarse una visión más completa de su perfil y poder abordarlos del mejor modo.

Y es que la carta astral de una persona puede revelar un vasto universo de valiosísima información. Una información que, cuando se nos explica con un lenguaje claro y adaptado al momento vital en el que nos encontramos, puede ser como recibir el regalo de una brújula en medio de un espeso bosque.

 

 

Actualmente vivimos momentos de gran transformación a nivel planetario. Está cambiando la sociedad y estamos cambiando nosotros como nunca antes. El tiempo, tal y como lo percibimos en esta experiencia de vida en el planeta Tierra, se ha acelerado de forma considerable. Y es que, el ciclo de 25.500 años que ya los mayas explicaron con su adelantadísima visión y conocimientos astronómicos y espirituales, está llegando a su fin y un nuevo paradigma está formándose para sustituir viejas estructuras y patrones. Uno de los puntos culminantes de este proceso será la conjunción Saturno-Plutón en Capricornio que se dará a principios de 2020. Esta conjunción viene ya gestándose desde hace un tiempo, afectando a nuestras vidas y a nuestra sociedad de forma manifiesta. El cuestionamiento a nivel social de las estructuras verticales y patriarcales de las que tanto se viene hablando en los últimos tiempos es un claro ejemplo de esta crisis (Plutón) de las estructuras (Saturno). Derribar para transformar y volver a construir.

En nuestras propias vidas está misma crisis y posterior reconstrucción se está ya produciendo desde hace meses, afectando aquel ámbito de nuestra vida relacionado con la casa de nuestra carta astral en la que actualmente estén transitando Saturno y Plutón.

Asimismo, los nodos de la Luna (Nodo Norte y Nodo Sur), están abundando en esta energía de transformación. Su interpretación puede ser un poco compleja pero de forma sencilla podemos decir que se trata de puntos “kármicos” donde se acumulan los miedos, las lecciones del pasado, pero también las fortalezas, las lecciones aprendidas… El Nodo Norte señala la dirección hacia la que debemos caminar, los desafíos a enfrentar para cumplir nuestra misión. El Nodo Sur es aquello que nos es familiar, que nos “sale bien”, que nos sirve de impulso para continuar avanzando.

Actualmente, el Nodo Norte está en Cáncer y el Nodo Sur en Capricornio, donde permanecerán hasta el 6 de mayo del 2020. Está configuración de los nodos vuelve a incidir en el replanteamiento de nuestras estructuras, sociales y personales. El Nodo Norte en Cáncer nos invita a vivir en conexión con nuestras emociones, a nutrir y a dejarnos nutrir, a poner la seguridad, el afecto y el alimento (físico, espiritual…) en primer lugar. Todo ello frente a un Nodo Sur en Capricornio que si bien nos ha traído hasta donde estamos a base de rigidez, estructura, poder vertical, enfoque en objetivos y en una visión muy práctica y poco soñadora de la realidad, ya ha llegado el momento de soltar, de “ablandar”, de dirigir la brújula hacia Cáncer y permitirnos ejercer otro tipo de fortaleza. Una fortaleza que hunde sus raíces en el poder que le otorga ser dueña de su propia vulnerabilidad, de su conexión con sus emociones más profundas.

 

 

Es este sin duda, un tiempo único para estar vivos. Un tiempo de grandes cambios y transformaciones que podemos acompañar de forma consciente si conocemos el tesoro de nuestro mapa natal, nuestra carta astral. Y es que, dentro de nosotros palpita el universo. Sólo tenemos que saber escucharlo.​

Si te interesa conocer tu carta astral, cómo te afectan estos cambios planetarios o cualquier otra información similar, puedes consultar los servicios que ofrecemos en nuestra web www.astrologiavital.com.

 


Autora:   Inés Vázquez  (Astrología Vital)

 

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad *