• Área privada
  • ×

Enfermería, la profesión más dura durante la pandemia

Publicado el 12/05/2021 por Nerea Custodio
Mascarilla, corazones y estetoscopio amarillo

Autora:  Nerea Custodio


 

¡GRACIAS!

Es lo único que se me ocurre escribir al inicio de este artículo, dedicado a una profesión que, durante este último año, ha sido una de las más duras: la enfermería. Durante la pandemia, han sido muchos los enfermeros y las enfermaras que han sufrido y nadie mejor que ellos para contarlo.

Raquel Ballesteros Berdasco, que trabajó como enfermera en urgencias en el Hospital la Paz durante la pandemia, recuerda un momento que refleja la realidad que se vivió: «en uno de los turnos uno de los pacientes de mis compañeras, un hombre mayor que estaba desorientado, se levantó de la cama y andaba de forma inestable. Recuerdo  ver a mi compañera entrando corriendo con tan solo unos guantes y la mascarilla FP2 a intentar sujetarlo para que no se cayera hasta que otras dos  compañeras corriendo se pusieron los EPIs para poder relevarla».

 

Enfermero mostrando una mascarilla quirúrgica

 

Hoy, 12 de mayo, se celebra el Día Internacional de la Enfermería y debe ser importante, por lo anterior y lo que viene, recordarlo. La fecha no está escogida al azar, sino que rinde homenaje a Florence Nightingale, considerada la fundadora de la enfermería moderna.

 

La pionera de la enfermería moderna

 

Florence Nightingale nació el 12 de mayo de 1820 en Florencia (Italia). Desde bien joven, destacó en matemáticas, pero decidió especializarse en estadística, aplicándola a la epidemiología y a la estadística sanitaria.

También cambió la forma de tratar al paciente. Su modelo de atención se basaba en la energía vital, es decir, que la propia naturaleza fuera la que lograra la sanación. Un modelo de tratamiento al paciente que, de forma inconsciente y menos «médica», también realizó una de nuestras protagonistas enfermeras. Adriana Tamara, que trabajó como TCAE (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería) en dos hospitales diferentes, Hospital de Guadarrama y Casta (psiquiátrico), cuenta: «tras trabajar durante la pandemia me he vuelto más «despegada» de mis pacientes para no entrar excesivamente en sus situaciones emocionales».

Fue durante la Guerra de Crimea donde Florence Nightingale se convirtió en leyenda. Apodada «la dama de la lámpara«, esta enfermera realizaba todas las noches rondas con una lámpara para atender a todos los pacientes. Algo que durante el 2020 hicieron muchos profesionales de la enfermería, viendo como muchos morían.

Por si todo lo anterior fuera poco, también ha sido la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica y miembro honorario de la American Statistical Association. Todo un ejemplo a seguir.

Tal y como otra de nuestras protagonistas, Adriana Tamara, que hacía doblete y que recuerda el inicio de toda la pandemia como algo que no pasaría: «los pacientes en el hospital de Guadarrama (un hospital rehabilitador que generalmente es para gente muy mayor) enfermaban gravemente, necesitando oxígeno constantemente y los familiares no podían venir a visitarles. En el psiquiátrico teníamos a todos los pacientes encerrados en la habitación para que no se juntaran unos con otros, lo cual fue bastante difícil y también se restringieron las visitas».

 

Día Internacional de la Enfermería

 

Por todo lo anterior, el 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermería desde el año 1965 gracias al Consejo Internacional de Enfermería. Aunque ya hubo un atisbo de celebración en 1953, cuando una funcionaria del departamento de salud estadounidense se lo propuso al presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower. Pero esta fue denegada.

Desde entonces, cada año dicho Consejo conmemora esta fecha con un lema y con la distribución de recursos necesarios. Este año 2021 el lema es «Una voz para liderar. Una visión de futuro para la atención de salud«, cuyo objetivo es mostrar como la enfermería se transformará mirando hacia el futuro.

Los recursos novedosos de este año son:

  1. COVID-19: Infecciones y muertes entre las enfermeras y otros trabajadores sanitarios.
  2. Estrés y agotamiento en la profesión de la enfermería.
  3. Escasez y retención de enfermeras.

 

Enfermera

 

Estos recursos se han planteado tras la situación tan difícil que han vivido los profesionales del sector, que tuvieron que hacer lo imposible para que todo funcionara a favor durante los inicios del COVID-19. Unos inicios que, según afirma Carmen Sánchez Martín, TCAE en quirófano en el Hospital Clínico San Carlos, ha generado bastante desánimo y dudas.

Pero los enfermeros del mundo también han sufrido anímicamente, ya que no se nos puede olvidar que son personas. Adriana Tamara recuerda un momento concreto que le rompió en dos: : «justo cuando ya fuimos conscientes de la gravedad de la situación, pedimos a los familiares del hospital de Guadarrama que se llevaran de alta a los pacientes que simplemente necesitaban rehabilitación y que más tarde podrían hacerla. Recuerdo una paciente que había sido operada de cadera hacía un mes, que podía ir a su domicilio pero la respuesta de su hija fue que no se la iba a llevar, que todo esto era una mentira. Dos semanas después falleció por COVID-19«.

 

Enfermería, la profesión más dura durante el 2020

 

Dada la situación que hemos vivido durante este último año, la enfermería ha sido una de las profesiones que más ha sufrido. Un año donde hubo miedo, tal y como afirma Carmen Sánchez Martín: «recuerdo el miedo que tenían mis compañeras cuando les comunicaban que tenían que salir a trabajar a las plantas del COVID».

Miedo, incertidumbre, desánimo, dudas… fueron los protagonistas de los hospitales y lugares habilitados para tratar el COVID-19. Raquel Ballesteros comenta que todo era muy confuso: «viendo todo lo que se estaba montando en China deberían haberse puesto en marcha medidas mucho antes.  Todo era muy confuso: información distinta todos los días, nuevas medidas y restricciones…».

Y lo sigue siendo, ya que a pesar de que la vacunación se esta realizando lo antes posible, solo hay que ver imágenes del fin del estado de alarma para tener claro que esto no ha terminado. Algo en lo que ambas enfermeras están de acuerdo. Raquel Ballesteros lo afirma: «ahora estoy trabajando en el Hospital Enfermera Isabel Zendal, y seguimos enviando a muchas pacientes a UCRI (Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios). Aunque la vacunación parece el principio del fin, esto aún sigue».

«Ahora valoro mucho más los momentos simples, como dar un paseo o abrazar a las personas que quiero», relata Adriana Tamara. Una declaración que creo que refleja el sentimiento de muchos, no solo de los enfermeros. 

Solo queda una cosa más que decir a esta profesión: de nuevo, gracias.

 


Autora:  Nerea Custodio

 

*Fuente imágenes artículo:  Pixabay y Canva

 

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad *