Redescubrir tu voz con la PNL

Publicado el 28/06/2019 por Lourdes Repiso

 


Redescubrir tu voz con la PNL

 

Cuando conocemos a alguien por primera vez nos fijamos, en fracciones de segundo, en indicativos no verbales, como camina hacia nosotros, como tiende y aprieta y la mano, que ropa lleva…

Para tener esa primera impresión no necesitamos ser expertos en comunicación no verbal. Nuestro inconsciente hace el trabajo de criba por nosotros para saber, como en las cavernas, si esa persona es o no una amenaza.

Después entra en juego nuestra voz, el instrumento más importante para hacer llegar al otro nuestro mensaje con todas las posibilidades que eso entraña: seducir, influir, convencer, agradar, acoger y también provocar rechazo, desinterés o aburrimiento.

 

 

Me atrevo a afirmar que tú no conoces tu voz.

 

Y me atrevo a hacerlo avalada por más de 25 años de experiencia porque lo he visto en mi vida profesional y personal. E incluso puede que seas del gran grupo de personas que aseguran que no les gusta su voz con todo lo que eso supone para conseguir objetivos en tu vida.

La distorsión entre la imagen que tienes de tu voz escuchada desde el interior a tu voz escuchada desde el exterior , como cuando te ves en un vídeo familiar o escuchas un mensaje que has grabado en WhatsApp, es el principal causante de esa no aceptación.

Y eso puede haberte llevado a preguntar en algún momento, con cara más o menos de disgusto, “¿esa es mi voz?”.

Si además tenemos en cuenta que nuestro referente son las voces de gentes de la radio o la televisión, de actrices y actores o buenos comunicadores de otros sectores el bajón se acentúa. Aún nos sonamos peor.

Pero siendo ese un buen referente no ha de ser el más importante si queremos mejorar la voz para comunicar mejor. Para expresarse bien y llegar al otro no hace falta tener una voz grandiosa sino utilizar bien la tuya. De hecho cuando conversamos con alguien, a no ser que sea patológica o excesivamente llamativa, nos fijamos más en su manera de contar las cosas que en las cualidades de su voz. Eso es lo normal y si no piensa en personas a las que te gusta escuchar de tu entorno cotidiano.

En la voz influyen también nuestras emociones, que seamos personas extrovertidas o introvertidas, así como la rapidez o lentitud con la que hablamos. Y es importante saber que aunque califiquemos nuestra voz de grave o aguda, todos tenemos una amplia variedad de registros intermedios que no solo podemos usar sino que podemos aprovechar para mejorar el impacto de nuestros mensajes.

 

 

Conocer y explorar las cualidades de la voz desde la Programación Neurolinguística (PNL), con su incidencia directa en nuestro inconsciente, nos permite acelerar ese proceso de aceptación y mejora en lo que decidamos conseguir de un instrumento único, otorgado por la genética y que puede ser modelado con la práctica.

Redescubrir tu voz marcará un antes y un después en la percepción que tienes de ti, con efectos inmediatos en tu vida diaria.

¿Te atreves?

 

 


AUTORA:   Lourdes Repiso

 

*Imágenes utilizadas  – FreeImages

 

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad *