Ser madre sola (Marejadas 8)

Al pensar en el enfoque de este post la primera imagen que me vino a la cabeza fue la de una joven madre que conocí hace años. La recuerdo tumbada en la cama después del parto, aun fatigada, mirando a su niño con emoción contenida. Se había quedado embarazada accidentalmente y el padre la había dejado. No recuerdo sus palabras exactas, pero fue algo así como “viendo a mi niño se me olvida todo lo malo”. La maternidad es para las mujeres un hecho que cambia sus vidas y llena un hueco que otras experiencias no hacen. Para algunas, bien por azar o por elección, se produce sin el apoyo de una pareja.

Antes de nada decir que este post será un post de testimonios anónimos. Y es que, en mi torpeza, no pensé, hasta que alguna de las mujeres con que he hablado me lo hizo notar, que aquí hay terceros implicados, sus hijos.

DSC05041 (playa sillas) nuevo

A una de ellas le pregunto, qué ha sido lo más fácil y qué lo más difícil. Me dice que lo más fácil es su niña que, cuando le sonríe “no hay nada mejor en el mundo”. Lo más difícil, estar sola. En su caso, además, una soledad buscada puesto que, pese a ser una joven madre, ha elegido vivir por su cuenta en lugar de continuar viviendo con sus padres. Me dice que piensa que es mejor así porque, si no, habría tenido que hacerlo cuatro o cinco años después y hacerse ella sola con la niña acostumbrada a que la cuidaran otros.

Ella y otras mujeres me hablan de la importancia del apoyo de sus familias y amigos. Una de ellas, que aun está en el proceso de intentar quedarse embarazada, me cuenta lo importante que es el apoyo de su madre durante los tratamientos de reproducción asistida que, física y psicológicamente, son muy duros. Me comenta también lo caros que son  y la existencia de páginas web de diversas asociaciones que ofrecen ayuda y también algún descuento tanto en tratamientos de reproducción asistida como en recursos necesarios para cuidar del bebé. A pesar de las dificultades, me dice que no va a dejar de intentarlo. Tiene muy claro su deseo de ser madre.

marina madres

Y es que de deseo se trata en el caso de mujeres que ven que, si no toman una decisión al respecto, puede ser demasiado tarde. Otra amiga me cuenta cómo decidió que la mejor vía para ella era adoptar. Pensó en lo difícil que le resultaría explicar en el futuro a su hijo que su padre era un desconocido. Pero lo que la hizo decidirse fue que había algún hijo que necesitaba una madre, y que ella era una madre que necesitaba un hijo. Pensó que ella se sentía más cómoda con la idea de dar un hogar a un niño que lo necesitaba. Me comenta que también es duro renunciar a la idea de estar embarazada, de criar Coincide con el primer caso en destacar que lo peor es el hecho de estar sola. Te toca a ti todo y no puedes, por ejemplo, pedir reducciones de jornada muy amplias porque económicamente la familia depende sólo de ti. Destaca como todas el apoyo familiar y de los amigos.

Me dice que está contenta con su decisión porqueparte de un deseo personal muy profundo, algo que deseas mucho. Hay que vivir los deseos e intentar conseguirlos”. Incluso en los casos de embarazos accidentales, esas madres también coinciden en que ahora no cambiarían la felicidad que sus hijos han traído a sus vidas.

Autora (Texto + fotografías): Beatriz Marcos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad *